Bienvenido al curso online de arte y plata

Como pulir joyas de Plata.

Pulido de joyas

La plata es mucho más barata que el oro, pero su acaba o también es mucho más problemático y, desgraciadamente, no siempre se le presta la debida atención. Por otra parte, debe tenerse en cuenta, que el aspecto de la pieza terminada es uno de los factores de venta más importantes.
No obstante, aunque el proceso requiere un elevado grado de habilidad, permite la obtención de una amplia variedad de acabados, según la técnica que se emplee.

Algunos tipos de pulido

Algunas piezas pequeñas, tales como: broches, anillos, pulseras, etc., en ocasiones, se pulen de la misma forma que los artículos de oro.
Existen diferentes clases de acabado para la plata, las piezas con oxidación, imitando la plata vieja; el baño de radio, imitando las piezas de oro blanco; el acabado mayordomo, llamado así por su parecido con la plata de uso familiar, que presenta unas rayas muy finas producidas a causa de la frecuente limpieza; las piezas pulidas a alto brillo y posteriormente tratadas con un baño de plata fina brillante; el mateado con chorro de arena, etc.

Tratamiento previo

Antes de iniciar las operaciones de pulido es indispensable que las piezas a tratar se hayan decapado adecuadamente y estén totalmente libres de manchas.

Precauciones con las soluciones cáusticas.

Cómo se indica en la parte dedicada a la limpieza, el uso de soluciones de potasa cáustica…Hidróxido de potasio… no es muy frecuente pero, en caso de que se utilicen, no deben ser muy concentradas, porque la plata se empañaría fácilmente y surgirían dificultades al pasar a tratamientos posteriores

Etapas del proceso de pulido

En general, los tratamientos de pulido para la plata, pueden dividirse en tres etapas: desbaste, eliminación de las rayas producidas por el desbaste, y el abrillantado final.

Desbaste

Esta primera fase, inevitablemente, comporta una cierta eliminación de metal, con arranque de pequeñas virutas, para borrar la rayas procedentes de la lima y de otras operaciones anteriores, tales como: estampado, repulsado, embutido, etc.
Para esta operación, habitualmente, se utilizan limas de esmeril; piedras de
pizarra abrasiva, bajo forma húmeda, para conseguir un esmerilado más fino o bien pómez en polvo mezclado con aceite, para mejorar la acción abrasiva.

Esta operación puede hacerse a mano o con la ayuda de un motor de pulir. El tipo de rueda y su tamaño, dependen, entre otras cosas, de la forma y tamaño de las piezas a tratar. Las bandejas suelen esmerilarse a mano, con piedra pómez italiana.

Eliminación de las rayas producidas por el desbaste

Esta segunda etapa tiene como objeto eliminar las rayas ocasionadas por el
tratamiento anterior, utilizando para ello ruedas de paño. En .realidad, durante esta operación, la capa de la superficie se esparce o fluye, de modo que las diminutas rayas se van eliminando gradualmente. El pulidor utiliza trapos de percal o de lino y algodón y un compuesto del tipo del -Trípoli-

Abrillantado final

En esta última parte, se pule con un cepillo y rojo graso de pulir. Se acaba con ojo seco. En otros casos, se pule primero con pasta verde; aunque, actualmente, esta pasta sólo se utiliza en raras ocasiones para la plata. El toque final se obtiene trabajando con ruedas más suaves, impregnándolas con rouge de joyero, mezclado con agua, alcohol metilito o parafina.

Variaciones según los casos

El esmerilado y pulido de las piezas de plata varía según el tamaño, la categoría y la forma de los objetos. Los artículos de plata maciza pueden esmerilarse de forma que queden totalmente lisos Seguidamente, se elimina la grasa y se acaban con rouge en pasta o en polvo, empleando ruedas de algodón. Si es necesario, las piezas planas, se esmerilan previamente y luego se pulen con cepillos o ruedas de fieltro, con Trípoli.

Página siguiente-Pulir joyas-continuación